Nutrición Cerebral

Imagen

Actualmente el cerebro consume 16 veces más calorías por gramo comparado con el Hommo erectus de hace 1.8 millones de años, el cerebro humano absorbe del 20 al 27% del metabolismo corporal en reposo, por lo que el estado nutricional juega un papel importante en la salud mental y la mala nutrición pude contribuir por ejemplo, a la depresión (Leonard et al, 2007; Bodnar et al 2005).La evidencia del papel de la nutrición en la salud mental se origina a partir de trabajos que documentan los efectos psicológicos y neurológicos de las deficiencias severas de nutrimentos, por ejemplo la deficiencia de vitamina B12 causa pérdida de la memoria, disfunción mental y depresión, de forma similar la deficiencia de folatos puede causar fatiga, confusión, demencia, irritabilidad; estos y otros nutrimentos de la dieta son necesarios para el mantenimiento normal del tejido neuronal, el folato y la vitamina B12 son fundamentales para el tejido nervioso central y favorecen la regulación del estado de ánimo (Bodnar et al 2005).

Desafortunadamente el efecto de la nutrición cerebral ha sido estudiado bajo condiciones de mucha deficiencia, aunque ya se ha encontrado que en los pacientes psiquiátricos se obtiene mejor respuesta adicionando suplementos vitamínicos. Se han utilizado los ácidos grasos omega 3 y el ácido fólico para el tratamiento de individuos con resistencia al tratamiento antidepresivo (Bodnar et al 2005).

6112shutterstock_76642741

Los ácidos grasos poliinsaturados omega 6 y omega 3 se consideran esenciales porque no podemos fabricarlos en nuestro organismo, el que se encuentra en mayores concentraciones en el tejido cerebral es el acido graso omega 3 docosahexaenoico (DHA por sus siglas en inglés), las altas concentraciones de DHA favorecen la sensibilidad de los neurotransmisores como serotonina y disminuyen la agregación plaquetaria en el cerebro, por lo que se favorece una mejor circulación, que podría asociarse a un efecto antidepresivo, al igual que una ingesta frecuente de pescados (Bodnar et al 2005).

La fosfatidilserina es el principal fosfolípido que se encuentra en el tejido cerebral, juega un papel importante en el mantenimiento de una adecuada fluidez de las neuronas, favorece la trasmisión de impulsos y contribuye al mantenimiento de las funciones cognitivas en la gente joven favoreciendo la concentración y el rendimiento mental en situaciones de estrés. Se ha demostrado que existen beneficios a nivel cognitivo con el aporte de fosfatidilserina, especialmente aquellos procesos que tienden a disminuir con la edad, como la memoria, la capacidad de aprendizaje, la riqueza de vocabulario y la concentración. La fosfatidilserina atraviesa la barrera hematoencefálica y llega al cerebro en cuestión de 1 a 4 horas después de su administración. La suplementacion con fosfatidilserina puede tener efectos benéficos en la memoria al favorecer la comunicación entre neuronas, permitiendo la retención de memoria existente como la creación de nueva (Phosphatidiylserine Monograph. 2008; McDaniel et al, 2003; Vaisman et al 2008).

Las membranas celulares cerebrales están formadas por una gran cantidad de ácidos grasos poliinsaturados por lo que están expuestas a la oxidación, que en niveles altos pueden influir sobre el funcionamiento cerebral, los suplementos con antioxidantes han demostrado enlentecer la progresión del daño neuronal y la enfermedad de vasos sanguineos, la vitamina C se ha relacionado con la disminución de la severidad de los desórdenes de ánimo.main barbaradudzinska shutterstock_36822040

El selenio es un importante modulador del ánimo, el cerebro retiene selenio comparado con otros órganos, se ha visto que los individuos con consumos muy bajos de selenio son más propensos a padecer depresión y hostilidad que los individuos con una alimentación alta en selenio, el selenio es parte de enzimas antioxidantes que protegen a los nervios del daño oxidativo.Otros minerales como el hierro y el zinc son importantes en la nutrición cerebral, el hierro deficiente se asocia con puntajes altos de depresión y el zinc se ha relacionado con la severidad de la depresión (Bodnar et al 2005).

Hay que considerar que algunos de estos nutrimentos tienen gran importancia tanto en niños como en adultos, al ser parte fundamental de la estructura cerebral es necesario un adecuado consumo en todas las etapas de la vida, la importancia radica desde los niños menores ya que se favorece un crecimiento y desarrollo adecuado del sistema nervioso, las madres que mantienen una nutrición adecuada pueden aportar a través de la lactancia estos nutrimentos, sin embargo es necesario mantener una cultura enfocada a la prevención de enfermedades y en cuanto a nutrición cerebral se refiere para que se logre disminuir el riesgo de problemas relacionados con la memoria, aprendizaje, concentración, y otros que pudieran tener mayores consecuencias como es el caso de la depresión, en el caso de adultos mayores evitar la aparición de enfermedades como demencia o alzheimer (Yazawa, 1997; Kyle et al, 1999).

Recuerda que una alimentación balanceada puede aportarte todos estos beneficios, en el caso de que tengas dudas sobre tu alimentación podemos asesorarte de manera personalizada.

Saludos

L.N.H. Rodrigo Mancilla Morales

rodmanci@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s